¿Qué herramientas se pueden emplear para mejorar la motivación?

Uno de los temas que más aparece hoy en día en el entorno educativo es la falta de motivación entre los estudiantes. Independientemente de cuál sea el nivel, alumnos de Primaria, Secundaria o Bachillerato se encuentran sumidos, en muchas ocasiones, en una desmotivación sin aparente solución. Un uso deficiente de la agenda escolar puede ser un indicador o alerta que nos permita descubrir un problema de motivación.

¿Alumnos con falta de objetivos o inspiración? ¿Padres despreocupados, o hiperocupados, que desatienden sus obligaciones educativas en el hogar? ¿Profesores con pocos recursos ante los nuevos perfiles sociales de los estudiantes actuales? Sea cual sea la fuente de esta desmotivación, todas las partes coinciden, en buena medida, en que la motivación es un tema al que hacer frente.

¿Qué herramientas se pueden emplear para mejorar la motivación de los estudiantes? Una fundamental y accesible a todos es la agenda escolar. Por eso queremos compartir algunas orientaciones sobre el uso de la agenda escolar para la motivación de los estudiantes.

1º.- Presentación atractiva.

Si hay algo que atrae la atención de los alumnos, en esta generación, son los contenidos visuales. Utilizar diseños llamativos y originales, que guarden relación con la identidad del centro pero que sean creativos, ayudará a que la primera impresión impacte y favorezca su uso.

Emplear gamas de colores luminosos, con contraste, aportará un efecto dinámico que invitará a adentrarse -y pararse- en cada uno de los apartados de la agenda.

Incluir elementos gráficos o fotografías con mensajes positivos y que promuevan el buen humor, es otro recurso que ayudará a que la presentación sea atractiva.

2º.- Secciones con información práctica o curiosidades para los estudiantes.

A partir de la Educación Secundaria, que coincide con la entrada en la adolescencia, los estudiantes presentan ciertas inquietudes o curiosidades que suelen relacionarse con el autoconocimiento o las relaciones sociales.

Se trata de una etapa de importantes cambios personales, en la que la gestión emocional juega un papel fundamental. De hecho, muchos utilizan la red social Instagram (u otras), donde comparten imágenes con frases motivacionales, copiadas de otros perfiles o escritas por ellos mismos.

En este sentido, podremos incluir en la agenda escolar distintos apartados con información relacionada con los siguientes temas:

  • Frases orientadas a ganar autoestima o confianza, superar miedos o bloqueos.
  • Expresiones “tipo” para mejorar su capacidad de expresión, ya sea a la hora de hablar en clase en público, para hacer una redacción o responder en un examen.
  • Textos breves con ejercicios de meditación-concentración.
  • Textos breves con técnicas de comunicación para favorecer la asertividad, aprender a comunicarse mejor, tanto con amigos y compañeros, como con profesores y padres.
  • Frases de películas y/o series, o de personajes famosos (históricos o actuales) que les sirvan de inspiración.

3º.- Sistema de puntuación o gratificación.

Otro recurso orientado al uso de la agenda escolar para la motivación de los estudiantes es establecer un sistema de puntos orientado a algún tipo de premio o recompensa.

Si contamos con una agenda a semana vista, se puede incluir al lado de cada día un recuadro que indique una serie de puntos a ganar, siempre y cuando se rellene adecuadamente el espacio diario con información relevante: deberes, estudio a realizar, fechas de exámenes u otras actividades relacionadas con la tarea escolar.

El alumno que complete su semana / mes con la máxima puntuación podría recibir algún tipo de premio o reconocimiento en clase (un “positivo”, algún artículo de material escolar,…). Esto puede fomentar su motivación en tanto que la clase completa sea partícipe de este “juego” y se promueva la participación/competición.

Otra opción sería llevar este sistema de puntuación al ámbito doméstico, donde serían los padres quienes harían la valoración semanal/mensual y quienes ofrezcan los “premios” que estimen más adecuados.

Con todo ello, buscamos que la agenda escolar sea más que una herramienta organizativa o informativa. Se trata de que esta cuente con un valor añadido que, además de beneficiar al estudiante, lo haga tanto a profesores como padres, fomentando -de forma paralela- una comunidad que comparta valores y alcancen juntos el éxito escolar.

Otras entradas relacionadas:

Cómo personalizar la contraportada de la agenda escolar.

Normalmente, lo primero que se ve al coger una agenda escolar es la portada. Pero a veces, hay quienes por hábito o costumbre, prefieren empezar la agenda por el final. En estos casos, la contraportada es la protagonista de la agenda y bien va a merecer un diseño...

Educar en el buen uso de la agenda escolar.

Educar en el buen uso de la agenda escolar.
Durante la etapa educativa, los alumnos deben adquirir dos competencias fundamentales: saber organizarse y planificar el trabajo. La agenda escolar es la herramienta más adecuada para conseguirlo, por ello se hace imprescindible educar en el buen uso de ella.

Planificar el estudio con la ayuda de la agenda escolar.

Planificar el estudio es una tarea fundamental para que los alumnos alcancen el éxito en sus exámenes y trabajos. Una buena herramienta para ayudarles a conseguirlo es la agenda escolar, que gracias a sus distintos apartados para organizar la información de cada...

¿Necesitas una Agenda Escolar Personalizada? Mira nuestras ofertas.