La agenda escolar como herramienta de evaluación.

La evaluación es una de las etapas más importantes del proceso educativo, sin embargo, suele ser habitual que se cometan muchos errores en su gestión. Esto la convierte en una enorme fuente de estrés y ansiedad. Tanto que los estudiantes, en muchos casos, desarrollan aversión a los formatos típicos de evaluación: exámenes y trabajos.

La agenda escolar puede ayudar a que los estudiantes asuman una mayor responsabilidad sobre su proceso educativo y participen de una autoevaluación más consciente.

La importancia de la evaluación no está sólo en que sea una forma de medir el desempeño y valorar la adquisición de competencias académicas por parte de los estudiantes. Cuando se enfoca adecuadamente, también puede servir como estímulo y motivación para mejorar y ayuda a establecer objetivos que orienten académicamente al estudiante.

Si convertimos la agenda escolar en el soporte que registre los distintos formatos de evaluación conseguiremos, además, facilitar la comunicación con la familia sobre el progreso académico del estudiante. La revisión de la agenda debería confirmar que las calificaciones anotadas se corresponden con las obtenidas, de manera que se fomenta la transparencia informativa, evitando que el estudiante oculte información a su familia e impida reaccionar a tiempo.

La agenda escolar como herramienta de evaluación

La agenda escolar de Imprenta Las Nieves tiene un apartado trimestral dedicado a exámenes y trabajos que puede ser utilizado para esto. Estas páginas deberían reflejar las notas obtenidas conforme las evaluaciones vayan siendo corregidas. Esta sección sirve como referencia rápida tanto a la familia como al tutor. Y si el estudiante intenta ocultar información o cambiar las notas para engañar a la familia, es fácil descubrirlo.

A continuación, ofrecemos algunos consejos para que el profesor pueda sacarle el máximo partido a la agenda como herramienta de evaluación:

Consultar la agenda antes de fijar la fecha de exámenes y trabajos, con al menos diez días de antelación y dejando un día de separación respecto a otros exámenes ya fijados.

Pedir que el estudiante haga una doble anotación del examen, una en la fecha correspondiente y otra en la tabla trimestral de “Exámenes y trabajos” para más adelante poner la nota obtenida.

Plantear al principio del trimestre una dinámica a los estudiantes para que estimen las notas que creen que podrán sacar ese trimestre y se marquen como objetivo una nota media mínima. Durante el trimestre se calculará la evolución de las calificaciones y su diferencia respecto al objetivo marcado, analizando las causas que han provocado esa diferencia.

Si quieres experimentar con este tipo de recursos y herramientas, puedes solicitarnos una muestra gratuíta de nuestra Agenda Escolar en el siguiente enlace.

Otras entradas relacionadas:

Cómo personalizar la contraportada de la agenda escolar.

Normalmente, lo primero que se ve al coger una agenda escolar es la portada. Pero a veces, hay quienes por hábito o costumbre, prefieren empezar la agenda por el final. En estos casos, la contraportada es la protagonista de la agenda y bien va a merecer un diseño...

Educar en el buen uso de la agenda escolar.

Educar en el buen uso de la agenda escolar.
Durante la etapa educativa, los alumnos deben adquirir dos competencias fundamentales: saber organizarse y planificar el trabajo. La agenda escolar es la herramienta más adecuada para conseguirlo, por ello se hace imprescindible educar en el buen uso de ella.

¿Necesitas una Agenda Escolar Personalizada? Mira nuestras ofertas.